Empastes de amalgama

.. en esta discusión sobre la amalgama a nosotros nos interesa la “otra parte”. “¿Qué sucede realmente en la elaboración y tratamiento de los empastes de amalgama“? ¿Cuál es la carga de mercurio en la perforación, fresado y tallado de los empastes de amalgama a una distancia de 5 a 100 cm de la boca del paciente?
“¡Porque el dentista y su asistente, y también el paciente, respiran durante el tratamiento de los empastes de amalgama!
¡Nuestras mediciones dieron como resultado valores punta de hasta 1400 µg/m3 de mercurio en el aire ambiente! Como comparación: el valor CMP (Concentración máxima permisible) es de 100 µg/m3. Tras la conclusión de ese tratamiento, la nube de mercurio se distribuye por el local y conduce a cargas comparablemente pequeñas de aproximadamente 2-5 µg/m3 (otras fuentes hablan de 6-16 µg/m3). Mientras que el paciente sólo se ve expuesto a cargas durante su propio tratamiento, el dentista y su asistente lo están cada vez que realizan un empaste de amalgama.
Precisamente contra esas breves puntas de concentración de mercurio han sido desarrolladas nuestras máscaras bucales.

Se trata aquí de una máscara quirúrgica cuya superficie ha sido recubierta de plata pura y, encima, de oro.
El principio del efecto reside en la afinidad extrema entre el mercurio y el oro.
El mercurio se combina repentinamente con el oro para formar una amalgama de oro.
Tal como se muestra, mediante la superficie de oro puro se logra desligar las puntas de concentración de mercurio hasta el 99 % por una duración de aprox. 2 horas.
Dos horas significan aquí 2 horas de carga permanente. En la práctica se puede usar una máscara como esta hasta una semana, en función del número y de la duración del tratamiento de amalgama.
(En este caso, sin embargo, debe llevar puesta una máscara bucal normal bajo nuestra máscara PROPHY-DENT®.)
Para que no se de una carga con gérmenes extraños, hemos dispuesto una capa de plata pura debajo de la capa de oro, que actúa como bactericida.
De este modo, los afectados pueden protegerse de forma duradera contra vapores de mercurio. Por lo demás, debería llevar puesta esta protección bucal sobre todo al abrir esterilizadores (el mercurio se evapora de los compuestos de amalgama a partir de aprox. 60° C).